miércoles, 15 de febrero de 2017

COMO RENOVAR UN PARTIDO, AL CALOR DE UN TAXI.




Por. Ramses Reyes                                                                                 14-02-2017


Las palabras que mejor describe la situación  de la renovación de los partidos políticos es: "incertidumbre", “improvisación” e “irresponsabilidad”. Los puntos de vista diversos que tienen los analistas, especialistas, periodistas, políticos y hasta taxistas (parece que ellos son una esponja del sentir cotidiano) son una demostración de eso.

En medio del desconcierto, aumentan las presiones para responder las preguntas que nos atormentan: ¿Hacia dónde vamos? ¿Qué se pretende con esta Decisión? , me encontraba en este dilema cuando aborde un taxi. Así, para aliviar un poco la cola comenzó una conversación que me abrió el entendimiento.

La vaina esta dura jefe… ¿Verdad? -tras una breve pausa-, el dinero no alcanza, los bachaqueros nos tienen loco, hay un guiso con las bolsas de los CLAP que ni le cuento, muchas veces no llegan y cuando llegan vienen fallas.

Buscando desahogarme le comento la decisión del TSJ y el CNE, así después de explicar de manera  sucinta mi visión, me interrumpe   “definitivamente se volvieron locos” - me dijo el amigo taxista-  le comento que a mi manera de ver es una decisión que viola y cercena Normas Constitucionales,  -  Viéndome fijamente solo atinó a decir “Veerga y entonces paque lo hicieron”  Y a uno le provoca responder, con la mayor sinceridad: "Y que voy a saber yo”. ¿Acaso me has visto cara de astrólogo?".

Pero no. Desgraciadamente esa respuesta no puede ser aceptable para alguien que cree y lucha por una mayor participación y mejor democracia. Simplemente considero que debo indagar para una opinión más lógica y experimentada que me ayude a tomar decisiones racionales y si al final  si explota el "Black Swan", (ese evento impredecible que cambia la historia), siempre tendrán a quien echarle la culpa por los errores de proyección.

En el caso del taxista,  el tema es más complejo. Este  señor que te aborda, con cara de angustia por lo que está pasando y, luego de hacer una alabanza a tu discernimiento, te ubica de manera lapidaria “Hermano quien va hacer una cola y poner esos pocos de dedos si los fines de semana se usa para conseguir comida, medicina y tratar de dedicarle algo de tiempo a los muchachos…”  regreso a mi realidad, es verdad - si el técnico del Concejo Nacional Electoral,  para explicar cómo se hacía, y sin llenar todos los espacios se tardó dos minutos treinta y cinco segundos, estamos frito esto es “MISION INPOSIBLE”.

Catorce horas para tu movilizar simultáneamente por lo menos doce estados, requiere de muchísimo dinero: “Ahora será la plutocracia quien pueda participar en las elecciones” imagínate como será de improvisado que incluyen “carnaval y semana santa en la jornada de recolección” – “Ja, Ja, Ja… para eso va a ir mandrake” me dijo el taxista

Además, hermano riposte tan solo 390 puntos en todo el territorio nacional, y en una misma cola seis organizaciones algunas de derecha y otras de izquierda. Agrandando los Ojos “Allí lo que se puede formar es una coñaza… que locos”

“Patron le voy a decir una cosa eso de buscar ilegalizar a los partidos solo se veía en la dictadura y cuando  Betancourt, por cierto bicho pa’malo. Coño -haciendo una breve pausa- y Chávez no nos enseñó que esto era una democracia protagónica y participativa.”

-Esquivando a un motorizado-  “Yo creo que más bien deberían abrir la puerta a la participación política-electoral de los ciudadanos y no ponerle trabas u obstáculos insalvables; y segundo Jefe..  Tengo entendido que la buena fe se presume siempre, lo que hay que comprobar es la mala fe, o nooo.”

Y ante la clase magistral  –señale- tienes toda la razón querido amigo

“Ósea Jefe, según ellos todos son culpables y de mala fe por lo tanto hay que requisarlos porque todos son bandidos y tracaleros por lo tanto para evitar fraudes y tramposería de gente que vive haciendo firmas planas y clonándolas, deben traer en persona a todos los integrantes de la organización partidista y de paso que pasen por el filtro de una captahuellas, Veerga y si tiene una deuda pendiente sin saber, noooo hermano que va.”

Además -le riposte-, la limitante del 1% del electorado como condición sine quan non para la participación política, es inconstitucional puesto que existen grupos que no llegan al 1%, como los anarquistas (0.1%), los marxistas-leninistas guevaristas (0.1%) y tienen derecho a participar en política, son una tendencia política universal, por lo tanto la susodicha ley debe ser anulada.
Yo recuerdo que antes si los partidos no lograban el 1% del padrón electoral, en el nefasto puntofijismo, que supuestamente habíamos derrotado, Los partido político tenía que volver a recoger firmas para inscribirse, algo así como empezar de nuevo, y para eso había un tiempo de 6 meses a un año y todo era muy tranquilo, Mire le voy a decir algo que sabe todo el mundo pero nadie dice, lo que pasa es que los nuevos amos del valle no quieren "partiduchos" por ahí echando lavativas, Además, eso es un viejo anhelo de “UN PARTIDO UNICO” ellos dicen que no es necesario esa catorceras de partiditos existentes, algunos son incomodos,  para mí no se pa usted yo sospecho que no sería arriesgado, sospechar, que forma parte de un pacto oculto de cúpulas, para una  polarización forzosa" o un "nuevo bipartidismo", para dejar por fuera a los partidos minoritarios, de ambos bandos, y ellos repartirse el poder.
Ya me tocaba Pagar y como telón de fondo el amigo taxista me dijo una frase lapidaria.

“Hermano, la tarea principal de nosotros sigue siendo preservar el legado de nuestro Comandante Chávez y luchar por nuestro pueblo.”



lunes, 3 de octubre de 2016

“No” hay mariposas amarillas en Colombia



Caracas, 03-10-2016

Más vale una paz relativa que una guerra ganada.

“… Si Colombia dice ‘No’, daría la impresión de ser un pueblo esquizofrénico que se aferra a la guerra como forma de vida. América Latina difícilmente lo entendería y sería una frustración para lo mejor de Colombia…”
                                                                       Pepe Mujica - Expresidente Uruguayo
                                                                24 de septiembre de 2016


Hace ciento treinta años, después de visitar el país de las maravillas Alicia se metió en un espejo para descubrir el mundo al revés. Si Alicia renaciera en nuestros días, no necesitaría atravesar ningún espejo: le bastaría con asomarse a la ventana.[1]
 
Aun cuando nos parezca increíble, por lo pronto, resulta necesario aplazar el mensaje a “Mauricio Babilonia”[2], lanzado por ‘Timochenko’[3]  porque parece que aún no ha llegado el momento de soltar las mariposas amarillas, en colombia. Aún no…

La victoria del ”No” en el plebiscito por la paz en Colombia creo, que tomó a todos por sorpresa, considero que la alegría es saludable para el cuerpo, pero la tristeza nos permite desarrollar los poderes del espíritu y la constancia del ser.

Empecemos con un pequeño análisis de la coyuntura. Juan Manuel Santos se la jugó completamente por la paz, convirtió al proceso en su principal caballo de batalla y ha dedicado sus mayores esfuerzos a alcanzarla. Pero su gobierno es impopular y su coalición política se encuentra fragmentada. Y esa fragmentación pasó su cuenta de cobro en esta elección. Al menos dos grandes bandos de la coalición presidencial pujan por suceder a Santos en 2018. Esta segmentación pasó una cuenta de cobro a los promotores del “Sí” que hoy deberían lamentar. Esto nos lleva a una gran reflexión: La necesidad de una unidad que debemos construir de manera consciente en nuestra revolución bolivariana, pero esta unidad como fenómeno complejo no presume que haya unanimidad de criterios, lo que si supone es la definición de unos preceptos básicos que nos permiten dejar claro porque es necesario estar unidos.

Pero la historia sería incompleta si no analizáramos las causas estructurales detrás de esta victoria. Históricamente, por lo menos desde que existe el conflicto armado actual, Colombia ha sido un país predominantemente de derecha. Polarizado entre liberales y conservadores, pero predominantemente de derecha, gobernado por la oligarquía. Con contadas excepciones, la izquierda nunca ha llegado al poder. Por supuesto, nunca ha ocupado la presidencia. Y de hecho, cuando ha intentado llegar al poder, los niveles de violencia se han disparado de manera alarmante. Incluso, cuando nació (1982-1986) La Unión Patriótica (UP) a través de un proceso de paz que adelantó la guerrilla de las FARC con el presidente Belisario Betancur su integrantes fueron aniquilado y sus seguidores perseguidos.[4]

La historia de la izquierda en Colombia ha estado siempre enmarcada por la exclusión del espectro político tradicional, por las elites que ostentan el poder.  Su origen es paralelo con los procesos sociales intensos que vivió el país desde 1920, Por otra parte debemos reconocer que; la campaña del “No”, para bien o para mal, fue exitosa. Liderada por el expresidente Uribe y el antiguo procurador Alejandro Ordoñez, esta facción de la derecha colombiana logró sembrar en una buena proporción del electorado sentimientos de miedo hacia el proceso de Paz. Invocando la inminente llegada del Castro-Chavismo comunista (come niños) al país en caso de ganar el “Sí”. Acusando al acuerdo de atentar en contra de los valores más profundos de la familia y la infancia, por privilegiar los derechos de los homosexuales, crear incertidumbre en materia de narcotráfico, al no proponer una estrategia clara contra este flagelo; además surgió desacuerdo en materia de tierras, al sugerir que el pacto implicaría la expropiación de terrenos legalmente adquiridos. Y así sucedió con otros temas… Se usaron pocas verdades, medias verdades y muchas mentiras, pero la estrategia funcionó. Estos argumentos calaron en un importante segmento de la población. Y aquí nos debemos ver reflejado en lo que sucedió en Venezuela con la reforma constitucional y las elecciones parlamentarias, al enemigo no se le debe subestimar.  

Un dato que seguramente dará de qué hablar es que: justo en los lugares más golpeados por la violencia, el “Sí” ganó con contundencia, por otra parte, a pesar del llamado del papa Francisco, jugando en público y en privado por la solución negociada de la paz, la Iglesia católica colombiana siempre fue reacia a tomar partido por el “Sí”, más bien entro en evidente contradicción con los lineamientos del sumo pontífice, en la misma medida en que resultó ganador el “No” la mayoría de la estructura jerárquica de la Iglesia católica colombiana,  aunque apartada del Papa, consideraron el “No” como un triunfo porque que estaban en juego sus privilegios.

¿Y ahora qué? El camino por recorrer es incierto. La situación es incluso más compleja cuando no hay un claro ganador de la confrontación, consideramos que hoy cobra más vigencia la propuesta que surgiera en el seno del CONCEJO PATRIÓTICO DE PARTIDOS POLÍTICO DEL GRAN POLO PATRIÓTICO SIMÓN BOLÍVAR; la necesidad de convocar a un PROCESO POPULAR CONSTITUYENTE “INDOAMERICANO” EN NUESTRA ANMERICA.

El “No” en Colombia es el triunfo momentáneo de la oligarquía y de Estados Unidos, pero nuestra América sigue resistiendo y el pueblo colombiano no es la excepción, aun con las puñaladas que por la espalda están acostumbrados a propinar los lacayos a la Patria Grande, una más no nos doblegara.  La Paz en Colombia y en cada rincón de nuestra América llegara. Por nuestros muertos, por nuestro mártires, por la infancia, por los campos verdes que florearán en las laderas,  Desde la patria de Chávez  y Bolívar, un abrazo lleno de amor al pueblo colombiano, a quienes han luchado por esta Paz y a quienes la han llorado y añorado.


Ramses Augusto Reyes
Secretario General Nacional
Corrientes Revolucionarias Venezolanas


[1]Eduardo Galeano, Patas arriba.
[2] Personaje de la novela “Cien Años de Soledad” del fallecido Nobel colombiano Gabriel García Márquez.
[3] Palabras de Rodrigo Londoño “Se acabó la guerra. Díganle a Mauricio Babilonia que ya puede soltar las mariposas amarillas”,
[4]Se desconoce la cifra total de militantes o simpatizantes de la Unión Patriótica que fueron asesinados, pero cálculos parciales estiman que pudieron ser unos 3,500 y un buen número de desaparecidos.